Rotura del ligamento cruzado de la rodilla

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo!

Dentro de las lesiones más temidas por los deportistas están las que se producen en la rodilla, siendo especialmente grave la rotura del ligamento cruzado. Esto se debe a que el periodo de recuperación puede llegar hasta un año. A continuación, veremos más sobre esta lesión de rodilla.

¿Qué es el ligamento cruzado anterior?

Los huesos que forman la rodilla (fémur y tibia) se conectan entre sí mediante cuatro ligamentos (dos cruzados y dos laterales), que actúan como fuertes cuerdas para sostener la unión de los huesos y mantener la estabilidad de la rodilla. El ligamento cruzado anterior es uno de estos 4 ligamentos primarios de la rodilla, siendo el que más frecuentemente se lesiona, y el que es más habitual que necesite de una intervención quirúrgica.

Los ligamentos cruzados, anterior y posterior se encuentra en el interior de la articulación de la rodilla. Se cruzan uno con otro formando una «X», con el ligamento cruzado anterior delante y el ligamento cruzado posterior detrás. Los ligamentos cruzados controlan el movimiento de la rodilla hacia atrás y hacia delante así como la rotación interna y externa, siendo estabilizadores secundarios de las desviaciones laterales de la rodilla.

¿Qué es la Rotura del Ligamento Cruzado Anterior?

Una de las lesiones de rodilla más comunes es un esguince de rodilla o desgarro del ligamento cruzado anterior (ACL). Los atletas que participan en deportes de pelota como el fútbol, deportes de raqueta como el tenis o el pádel y deportes de invierno como el esquí, tienen más probabilidad de lesionarse los ligamentos cruzados anteriores. 

Aproximadamente la mitad de todas las lesiones del ligamento cruzado anterior ocurren con daño a otras estructuras de la rodilla, como el cartílago articular, el menisco u otros ligamentos. Las lesiones mas graves como la triada, incluyen la rotura del LCA, la rotura del menisco interno y el esguince o rotura del ligamento lateral interno. En casos de mayor energía, sobre todo en esquí, se puede producir incluso la rotura simultánea del ligamento cruzado posterior, hablando entonces de una luxación de rodilla, una lesión mucho mas grave.

Afortunadamente lo mas frecuente durante la práctica deportiva es la rotura del cruzado anterior aislada, o con una rotura de menisco asociada. Si bien en la mayoría de ligamentos hablamos de esguinces de grado 1 (estiramiento), 2 (rotura parcial) y 3 (rotura completa), los desgarros parciales del ligamento cruzado anterior son raros. En la mayor parte de los casos se produce un arrancamiento del mismo desde el fémur seguido en frecuencia por una rotura por la mitad del ligamento.

¿Cómo se rompe el Ligamento Cruzado Anterior?

El ligamento cruzado anterior puede lesionarse de varias maneras, pero en todas el tobillo queda bloqueado absorbiendo la rodilla la fuerza del peso corporal. Como he descrito antes, el mecanismo va a ser una rotación interna de la tibia o externa del tronco + una desviación de la rodilla hacia dentro + una traslación de la tibia hacia delante.

Este triple mecanismo aparentemente complejo ocurre bastante habitualmente en deportes de pelota al realizar distintas acciones:

  • Cambiando rápidamente de dirección con el tobillo bloqueado
  • Deteniéndose súbitamente con la bota clavada en el suelo
  • Desacelerando mientras se corre y la rodilla se vence hacia atrás
  • Aterrizando incorrectamente de un salto o caída de esquí
  • Por contacto directo o colisión con otro competidor desde lateral

Varios estudios han demostrado que las diferencias en el estado físico, la fortaleza muscular y el control neuromuscular son los principales determinantes de su lesión. Si bien, un mecanismo los suficientemente agresivo puede romperlo en cualquier atleta. Será tan importante por ello la correcta recuperación después de la cirugía, para recuperar la propiocepción y la musculación antes de volver al deporte, ya que las probabilidades de una re-rotura serán siempre mayores que en la rodilla sana.

¿Cuáles son los Síntomas de la Rotura del Cruzado Anterior?

Si te has lesionado el ligamento cruzado anterior, es muy probable que hayas podido oír un «crujido» y puedes sentir que tu rodilla ya no estable para apoyar el peso corporal. Notarás que la rodilla «no esta sujeta».  Otros síntomas típicos de la rotura de cruzado anterior son los siguientes:

  • Una gran inflamación o derrame relativamente rápida, que aparece en minutos tras la lesión (corresponde a la sangre que llena la rodilla proveniente de los vasos en el ligamento)
  • Una vez que la inflamación baja y el paciente intenta retomar sus actividades progresivamente puede notar una rodilla inestable. Los tan temidos “Fallos” por los traumatólogos, son subluxaciones de la rodilla con un mínimo gesto (cuando el control muscular no es absoluto). Estos fallos ponen en riesgo sufrir daños adicionales en el cartílago que acolcha tu rodilla o en los meniscos, los cuales empeoran el pronóstico de la rodilla al ser lesiones parcialmente irreversibles.
  • Otros síntomas como la pérdida del rango completo de movimiento o el dolor de rodilla son menos graves ya que habitualmente son totalmente recuperables

Tratamiento de la rotura

Tratamiento sin Cirugía de la Rotura de Cruzado Anterior

El tratamiento conservador o no quirúrgico se basa en la realización de dos tipos de ejercicios para intentar minimizar la pérdida de la función de este ligamento:

  1. Fortalecimiento muscular del cuádriceps y los isquiotibiales
  2. Entrenar la propiocepción de la rodilla. Es decir, recuperar o mejorar los mecanismos automáticos de respuesta de la rodilla de manera involuntaria. Con los ejercicios de propiocepción mejoramos las señales entre el cerebro y la pierna, para que ante una caída inesperada, o una arrancada la rodilla se coloque en una posición optimizada y no ocurra un fallo de rodilla.

Desafortunadamente este tratamiento sólo tiene éxito en un pequeño porcentaje de pacientes deportistas, frente a lo que ocurre en la mayor parte de pacientes que sí sufren fallos. Por supuesto este tratamiento es válido en pacientes que llevan a cabo una vida sedentaria y no realizan práctica deportiva, siempre bajo la condición de no sufrir fallos de rodilla. En cualquier caso el riesgo de sufrir uno de estos fallos y de crear otras lesiones esta demostrado que es mayor en pacientes que no se operaron cuando se produjo la rotura.

Tratamiento quirúrgico de la Rotura de Cruzado Anterior

En casi todos los casos de pacientes con rotura de cruzado y que quieran seguir haciendo deporte, indicaremos una cirugía de cruzado. Bastará con que nos contéis en consulta que habéis tenido dos episodios de fallos, o bien que en la exploración evidenciemos la inestabilidad. Lo primero que debes saber es que durante la cirugía el ligamento cruzado anterior no se repara, sino que se sustituye por un injerto de tendón (plastia tendinosa). La reparación directa se abandonó hace años por su alta tasa de fracaso (cercana al 90%), aunque en algunos casos especiales, sobre todo en niños puede utilizarse de manera excepcional .

Artículos que también te pueden interesar

Rotura del ligamento cruzado de la rodilla

Dentro de las lesiones más temidas por los deportistas están las que se producen en la rodilla, siendo especialmente grave la rotura del ligamento cruzado.

ejercicios de estiramientos musculares
Lesiones musculares

Ejercicios de estiramientos

En la práctica deportiva, los ejercicios de estiramientos son fundamentales, formando parte del conjunto de actividades físicas que realiza el deportista. Aunque no todo el

¿Quieres solicitar una cita?

¡Estaremos encantados de atenderte!