Qué es la pubalgia y cómo tratarla

pubalgia

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo!

Son varios los nombres que recibe esta patología: osteopatía del pubis, entesis pubiana, osteopatía dinámica del pubis o pubalgia. El más común es este último y se trata de una de las lesiones más comunes entre los deportistas que practican fútbol, baloncesto y balonmano. A continuación, vamos a ir viendo por qué se produce, cómo se puede prevenir y cómo podemos tratar esta lesión de cadera.

¿Qué es la pubalgia?

La pubalgia es una lesión habitual entre los deportistas que realizan actividad física de manera diaria. Los principales síntomas que presenta son dolores en el pubis, con afectaciones a diferentes zonas musculares de la ingle. De forma común también se le llama dolor de ingle.

Para ser exacto es una tendinitis que puede afectar a la inserción en la zona ilio-pubiana de los abdominales o el muslo. En función de los músculos a los que afecta se puede clasificar en:

  • Alta: si afecta a los rectos anteriores (abdominales).
  • Baja: la tendinitis se produce en los aductores, afectando con mayor frecuencia al aductor medio.
  • Mixta: cuando interesa a ambos grupos musculares.

Diagnóstico de la pubalgia

Una lesión como la pubalgia puede durar hasta ocho semanas, variando según el momento en que es diagnosticada. Esta duración es tan larga debido a que el paciente no acude al especialista, esperando que mejore al cabo de unos días. De ahí, la importancia de acudir pronto al especialista para que comience el tratamiento lo antes posible. También es importante tratarla porque en fases más avanzadas produce dolor incluso en reposo y en la cama.

Síntomas de la pubalgia

Los síntomas de la pubalgia pueden variar de un paciente a otro y se suelen incrementar con el paso de los días y se irradia en el músculo. El principal síntoma es el dolor en la parte baja del abdomen o la zona de la ingle.

  • Los primeros síntomas, como el dolor, suelen aparecer tras un entrenamiento o al finalizar una actividad física intensa.
  • En segundo lugar, el dolor se siente durante el transcurso de la actividad física.
  • Por último, el dolor aparece a los pocos instantes de iniciar una actividad, impidiendo que se pueda hacer con normalidad.
  • El dolor acaba siendo constante, hasta incluso cuando se está en reposo, lo que impide hacer simples movimientos.

Cuáles son las causas de la pubalgia

Hay diversas causas que pueden terminar causando una pubalgia, que en líneas generales podemos dividir en dos factores:

  1. Factores intrínsecos: son aquellos relacionados con las características específicas de cada persona, según la anatomía que presente. Entre estos factores nos encontramos el acortamiento de los miembros inferiores, displasia de cadera, espondiólisis, deficiencias de la pared abdominal e hiperlordosis lumbar.
  2. Factores extrínsecos: estos están muy relacionados con la actividad física que realicemos. Pueden ser microtraumatismos repetidos, sobrecargas musculares causadas por sobreesfuerzo, baja calidad del terreno deportivo, etc.

¿Cómo se puede prevenir?

La mejor manera para prevenir siempre es realizar un buen calentamiento previo a un esfuerzo físico. De este modo conseguimos evitar malos gestos o movimientos que pueden desencadenar en lesiones. Entre otros, podemos seguir los siguientes consejos:

  • Ejercicios que refuercen la musculatura estabilizadora de la cadera.
  • Dosificar las cargas de trabajo. Es importante descansar en el momento que notemos molestias.
  • Trabajo isométrico en aductores, abductores, oblicuos y en los rectos del abdomen.
  • Ejercicios de potenciación muscular de abductores, aductores y abdominales.

Tratamientos para la pubalgia

Tratamiento conservador

Para lograr una recuperación temprana es importante detectarla a tiempo y tener un buen diagnóstico. Si no, la medicina convencional puede retrasar este diagnóstico y tratarla solo con reposo y analgésicos, lo cual a la larga va a ser perjudicial.

El tratamiento más común suele ser de forma activa:

  • Reposo.
  • Antiinflamatorios para disminuir el dolor y la inflamación.
  • Técnicas de electroterapia (magnetoterapia, láser…)
  • Masoterapia en aductores y abdominales
  • Calentamiento específicos para evitar que se cronifique.
  • En algunos casos se requiere tratamiento quirúrgico, para reducir la presión sobre el pubis de los abdominales y aductores.

Tratamiento quirúrgico frente a la pubalgia

Muchos deportistas prefieren operarse para acortar los plazos de baja deportiva, pero  se encuentran hoy en día múltiples tratamientos que pueden mejorar esta patología sin llegar a operar. Algunos ejemplos son los factores de crecimiento PRP (Plasma rico en Plaquetas), Ozono, EPI (electrólisis Percutánea Intratisular). El quirófano podría evitarse con un  recuperación activa.

Artículos que también te pueden interesar

lesiones en el ciclismo
Lesiones deportivas

Principales lesiones en el ciclismo

Tras la pandemia son muchos los que se han animado a practicar algún deporte con el objetivo de conseguir un modo de vida más saludable.

¿Quieres solicitar una cita?

¡Estaremos encantados de atenderte!