FacebookTwitter

¿EN QUÉ COSISTE LA CIRUGÍA PROTÉSICA?


La Cirugía protésica consiste en sustituir las superficies articulares afectadas por una articulación artificial compuesta de metal y un plástico ( polietileno ). Para poder realizar este procedimiento es necesario separar todas las estructuras musculares, ligamentos y cápsula para acceder a la articulación afectada. Posteriormente se resecan los extremos óseos afectados y se impactan a presión ,o añadiendo un cemento óseo, en el hueso. Actualmente, existen diferentes materiales y tipos de próstesis en el mercado, pero en general, tienen unos resultados bastantes similares y con una duración entre 15 y 20 años, dependiendo de la sobrecarga a la que sometamos a la prótesis.


En el caso de cirugía protésica de cadera se sustituye la cabeza del fémur por una esfera metálica que forma parte de un tallo o vástago que se introduce en el interior del canal medular femoral. Y en el acetábulo se coloca una cazoleta metálica más otro componente que puede ser de plástico, cerámica o de metal. Estos dos componentes pueden unirse al hueso impactándolo a presión, o bien, usando un cemento óseo.


En la cirugía protésica de la rodilla se sustituye las superficie articular del fémur con un componente metálico adaptado a los cóndilos femorales y en la tibia se coloca un platillo metálico al que se le une un componente de plástico ( polietileno ). No en todos los casos, se sustituye la superficie articular de la rótula por un botón de plástico.

¿ CUANDO ESTÁ INDICADO PONER UNA PRÓTESIS ?


La cirugía protésica está indicada en aquellas personas que presentan un grado avanzado de artrosis, con dolor diario que no remite con un tratamiento médico adecuado y con una limitación funcional que le limita sus actividades cotidianas. Generalmente, se trata de pacientes mayores, aunque en ocasiones se dan casos en personas jóvenes.

¿QUÉ ESPERAMOS DE UNA PRÓTESIS?


El objetivo de la colocación de una prótesis es la eliminación del dolor y la mejora de la limitación funcional. Hay que tener en cuenta que una prótesis nunca será mejor que una rodilla o cadera en buen estado. Los paciente portadores de una prótesis, deben tener en cuenta las limitaciones de esta.


No se deben realizar actividades deportivas ni realizar trabajos pesados. Hay ciertas actividades que son peligrosas y debemos evitar: correr, deportes de contacto, deportes de saltos, ejercicios aeróbicos de alta intensidad, esquiar, tenis,… Y hay actividades que si pueden realizar después de ser operado, tales como, nadar, jugar al golf, senderismo ligero, montar en bicicleta recreativa, bailes de salón, subir y bajar escaleras,...


¿CUANTO DURA UNA PRÓTESIS?


Aproximadamente entre un 80-90% de las prótesis duran más de 10 años. Una de las causas más frecuentes de fracaso de una prótesis es el despegamiento y aflojamiento de los componentes del hueso. Este aflojamiento está en relación con el sobrepeso y con un nivel de actividad elevado.

¿QUÉ TIPO DE PRÓTESIS PODEMOS ENCONTRAR EN EL MERCADO?


Las prótesis pueden ser de Polietileno ( Plástico ), de cerámica o de metal y pueden fijarse al hueso mediante cemento o sin cemento, dependiendo las circunstancias del paciente.

 

En el caso de las Prótesis totales de la cadera podemos encontrar diferentes tipos o modelos de prótesis, estas son:

 

Protesis total de cadera

  • PROTESIS TOTAL CADERA ESTANDAR:


Las prótesis total de cadera tienen dos componentes: femoral y acetabular. El componente femoral es un tallo de metal que va introducido en el canal medular del fémur. Y el componente acetabular está formado por una superficie de metal cóncava en la que se puede alojar o no un plástico o polietileno y va colocado a presión en la pelvis.

 

Prótesis de cadera - detalleRadiografía de paciente con prótesis implantada

  • PRÓTESIS DE SUPERFICIE O RECUBRIMIENTO ( Resurfacing ):

La prótesis de superficie (o Hip Resurfacing) con par metal-metal ha resurgido como una alternativa a la prótesis tradicional para pacientes jóvenes y activos. El concepto de la prótesis de superficie fue introducido en los años setenta, y se abandonó por las altas tasas de fracaso. Con los materiales y los diseños actuales se ha retomado la idea original, obteniéndose unos resultados excelentes. La colocación de esta prótesis está indicada en hombres menores de 65 años y mujeres menores de 55 años, nivel de actividad alto y si no existe una alteración de la anatomía proximal del fémur. Y estaría contraindicada sí existiera discrepancia de longitud en los miembros inferiores, deformidad en fémur proximal, artritis reumáticas, alergia a metales, mujer en edad fértil.


El principio de las prótesis de superficie es eliminar el dolor de la osteoartrosis conservando la mayor cantidad de hueso femoral posible. En las prótesis de cadera estándar el componente femoral es un tallo largo introducido en el canal medular del fémur, siendo necesario resecar una cantidad de hueso mayor. En pacientes jóvenes con prótesis total de cadera la probabilidad de revisión es mayor y, por tanto, si tenemos mayor cantidad de hueso y de mayor calidad, la colocación de una nueva prótesis será menos complicada.

Las prótesis de superficie consisten en tallar la cabeza femoral lo suficiente para colocar una superficie de metal, de forma que, el cuello femoral queda intacto.

 

Prótesis de resurfacingDetalle paciente con prótesis de superficie

 

  • MINIPRÓTESIS

El término de Miniprótesis viene dado por las pequeñas dimensiones de componente femoral que forma parte de la prótesis, siendo el componente acetabular el mismo que el de las prótesis estándar.  El objetivo de estas miniprótesis el conservar la mayor cantidad de hueso del fémur en la cirugía.


Los pacientes candidatos para este tipo de prótesis son en jóvenes, activos y en los que no es posible la colocación de una prótesis de superficie ( hip resurfacing ). Por ejemplos, aquellos en los que existe una gran deformidad de la cabeza femoral.

Ejemplo de miniprótesis de palexMiniprótesis implantada

  • PRÓTESIS DE REVISIÓN O DE RESCATE.


Este tipo de prótesis son un tanto diferentes. Son diseñadas para los casos en los que una prótesis primaria falla y hay que retirarlas. Generalmente, están pensadas para solucionar los problemas relacionados con la extracción de las prótesis primarias, tales como, defectos óseos, debilidad de las partes blandas periarticulares, etc.

 

Dentro de las Prótesis totales de rodilla también existen diferentes modelos de prótesis, en función, de la casa comercial y de las características de los pacientes. En rasgos generales, los diferentes tipos de prótesis se pueden definir en:

 

  • PRÓTESIS TOTAL DE RODILLA ESTÁNDAR:

Aunque existen diversos tipos de prótesis primarias de rodilla, dependiendo de la casa comercial, todas comparten le mismo fundamento y consiste en sustituir la superficie articular del fémur con un componente metálico adaptado a los cóndilos femorales y en la tibia se coloca un platillo metálico al que se le une un componente de plástico ( polietileno ). No en todos los casos, se sustituye la superficie articular de la rótula por un botón de plástico.

 

Componentes de una prótesis de rodilla Detalle de una prótesis de rodilla implantada

 

  • PRÓTESIS UNICOMPARTIMENTAL:

En este tipo de prótesis tienen el objetivo de sustituir sólo la parte afectada de la articulación, es decir, se sustituye el cóndilo femoral medial o lateral afectado y la parte correspondiente de la tibia. Dejando el resto de la articulación en su estado natural.

 

Ejemplo de prótesis unicompartimental

 

  • PRÓTESIS DE RESCATE O REVISIÓN:

Al igual que ocurre en la cadera, este tipo de prótesis se usan cuando una prótesis primaria falla o fracasa. Están diseñadas para corregir los defectos óseos, inestabilidades u otro tipo de problemas ocasionados en la cirugía de retirada.

 

 

¿QUÉ COMPLICACIONES PUEDEN APARECER EN LA CIRUGÍA PROTÉSICA?

Las complicaciones más importantes de la implantación de una PRÓTESIS son:

  1. Trombosis Venosa Profunda, con formación de trombos e hinchazón de la pierna correspondiente que, en raras ocasiones, se complica con dolor torácico y dificultad respiratoria (embolia pulmonar) y que puede conducir incluso a la muerte.
  2. Infección de la prótesis: ésta puede ser superficial (se puede resolver con limpieza local y antibióticos) o profunda (generalmente hay que retirar el implante). Dicha complicación puede ocurrir incluso años después de la intervención. Cuando se efectúe otra intervención o una manipulación dental puede diseminarse una infección por la sangre, pudiendo afectar a su prótesis. Por dicho motivo deberá especificarlo al médico encargado del proceso.
  3. Lesión de los nervios de la extremidad, ciático y crural fundamentalmente, que puede condicionar una disminución de la sensibilidad o una parálisis. Dicha lesión puede ser temporal o definitiva.
  4. Lesión de los vasos de la extremidad. Si la lesión es irreversible puede requerir la amputación de la extremidad.
  5. Rotura o perforación de un hueso, al colocar la prótesis o más tardíamente.
  6. Luxación: en la mayoría de los casos puede colocarse en su sitio sin necesidad de operar. En otras ocasiones hay que cambiar el implante. Tras la luxación suele colocarse un aparato externo para mantener la articulación en su sitio.
  7. Limitación de la movilidad de la articulación, secundaria en general a la aparición de calcificaciones o de cicatrices adherentes alrededor de la prótesis.
  8. Cojera persistente condicionada por pérdida de fuerza y/o diferentes causas expuestas anteriormente.
 
 
 
 
 

Desarrollado por JaPPSOFT